Crítica de Expediente Warren: El caso Enfield

El compromiso como resistencia

Tres años después de estrenar

Expediente Warren: The Conjuring (2013), con un descanso de por medio en el que rodó

Fast & Furious 7 (2015),

James Wan vuelve al terror en plena forma, despejando las sospechas de los escépticos que temíamos el estancamiento de una creatividad algo empantanada en sus últimos títulos.

 

Expediente Warren: El caso de Enfield se centra en otra de las célebres investigaciones del matrimonio de expertos en fenómenos paranormales Lorraine (

Vera Farmiga) y Ed Warren (

Patrick Wilson); pero lejos de convertirse, como ocurriera con

Insidious: Capítulo 2 (2013), en una reiteración de los modos del filme original, abre nuevos y estimulantes caminos en la carrera de Wan.

 La herencia de los maestros del horror contemporáneo y la búsqueda de vías inexploradas para el género da lugar a una producción que tiene muy clara su condición de montaña rusa genérica: en pocas ocasiones el terror actual nos ha puesto frente a un trabajo audiovisual tan brillantemente visceral, apostando por una experiencia orgánica y siempre sorprendente que apela de manera directa, sin guiños cómplices, a las emociones más genuinas de la audiencia.

 Por primera vez en la carrera del realizador de origen malayo, son los fantasmas del futuro, y no los de un pretérito neblinoso, los que asedian a los personajes. La tensión, habitual en su filmografía, entre el ayer y el hoy -en términos creativos, pero también de discurso-, se condensa ahora en la transfiguración espectacular, absolutamente actual, de terrores clásicos, ante los cuales se plantan los entrañables Warren con talante demodé: una conmovedora resistencia a los tiempos líquidos desde una concepción del matrimonio y la familia que bien podría parecernos extemporánea o incluso conservadora en esta época de furor ideológico. Pero, ¿tiene realmente esto algo de malo?

 Una lectura que sabe esquivar lo naif a través de una naturalidad y una madurez en la recreación de los personajes verdaderamente loable. Menos sobrecogedora que su predecesora,

Expediente Warren: El caso de Enfield gana peso con respecto a aquella en el tratamiento de unos protagonistas, inmersos en complejos conflictos interiores, que nos permiten ahondar en lecturas místicas y sociales de mucha enjundia.

Lo mejor:

Es una película tan disfrutable como bella

Lo peor:

Que su defensa del compromiso como arma de resistencia en tiempos líquidos pueda pasar -injustamente- por conservadora

Ir a la película

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Leídas

ignatius farray la comedia salvo mi vida

Ignatius Farray. La comedia salvó mi vida en Teatro Pri...

Es uno de los cómicos más conocidos del momento gracias a sus intervenciones en el fenómeno rad...
fuego

Fuego en Teatro Principal en Alicante

Para conmemorar el décimo aniversario del fallecimiento del bailarín y coreógrafo Antonio Gades...
castelvines y monteses

Castelvines y Monteses en Teatro Principal en Alicante

Sergio Peris-Mencheta dirige y versiona, junto a José Carlos Menéndez, diferentes versos de Wil...
la habitacion de maria

La habitación de María en Auditori Teulada Moraira en A...

La incombustible Concha Velasco regresa a los escenarios con La habitación de María, una irónic...

Últimas Noticias

Poetry Slam Alicante

Poetry Slam Alicante – III Edición

Poetry Slam Alicante se creó para que la poesía no acabara en el papel. Son muchos los poetas q...
The Posies vitalidad a prueba del paso del tiempo.

Visor Fest 2021 anuncia su impresionante cartel

17 y 18 de septiembre, Benidorm Primeros anuncios: James, The Waterboys, Teenage Fanclub o T...
PRINCIPAL

7 cosas que debes hacer si vas a Elche por primera vez

Elche Oasis Mediterráneo, envuelta por el palmeral más grande de Europa es una ciudad con más d...

Exposición ‘Playmobil’ en San Vicente del Raspeig

Hasta el 31 de enero la sala de exposiciones situada en los bajos del Ayuntamiento de San Vicen...