Un territorio de leyenda

by Yolanda Aguirre


Euskadi es un territorio con un alto componente mitológico. Muchas son las leyendas que podemos escuchar por sus pueblos y ciudades. Por eso hoy os traemos algunas rutas donde disfrutar de estas leyendas.

Sorginak 

El sábado anterior al día de San Juan (22 de junio) se representa el concierto “La noche más breve” dentro de las cuevas de Zugarramurdi. El nombre de este conjunto cárstico hace mención a las celebraciones paganas que tenían lugar en algunas de sus salas en la antigüedad y que, en el Proceso Inquisitorial de 1609 a 1614, fueron presentadas como prueba evidente de que en Zugarramurdi se desarrollaban actos donde se ejercía la brujería.

Lamias

Ejemplo de estas misteriosas criaturas lo encontramos en Gorozica, Muxika. A unos cuantos metros de la casa Munaguren existe un pozo grande conocido como “Lamina-puztu”. A su lado se halla un sauce con ramas inclinadas. Según la leyenda un grupo de lamias habitaba allí, siendo respetadas por los aldeanos. Sus ropajes de oro hicieron que la codicia de la etxekoandre la robara aunque la devolvió tras ser inquirida la prenda varias noches por la lamia. Desde entonces las lamias desaparecieron del lugar.

Dragones y Gigantes

Están presentes en varios puntos de la geografía vasca. Dentro del parque Natural de Urkiola, en las cuevas de Baltzola, está la morada de Sugaar. Para llegar hasta allí pasaremos por Jentilzubi “El puente de los Gentiles”, construido según las leyendas por los gigantes de la zona. La caverna está formada por tres cuevas y nueve entradas, formando un laberinto de galerías. Escuchando en silencio podemos transportarnos a ese mundo de dragones.

Los gigantes aparecen representados en lugares como Urdaibai, dónde un Basajaun de casi tres metros abre un espacio de arte en el bosque de Busturia.

Ximelgorris

En la Torre de Muntsaratz, a medio camino entre Durango y Elorrio, las historias cuentan que estos genios diabólicos servidores de Amari la Diosa, dieron un escarmiento a Mariurrika por asesinar a su hermano para quedarse con el trono. Una noche se la llevaron volando y Amari la castigó a vagar sin descanso por la Tierra para toda la eternidad. Ambos eran hijos de Doña Urraca y Pedro Ruiz.

Esta edificación está ubicada a la orilla del río Zumelegui y perteneció a una de las familias más relevantes de la historia vizcaína, en ella nació la madre de fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México.



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *