Antonio Flores, 25 años de su muerte

Antonio Flores, 25 años de la muerte del cantante.

Se cumplen 25 años de aquel 30 de mayo de 1995 en el que el cantante, Antonio Flores, fue encontrado muerto en su cabaña de ‘El Lerele’.

Antonio se marchaba para siempre, tan solo dos semanas después que su madre, Lola Flores.

Nos dejaba canciones como No dudaría, Siete vidas, Mi gato, Sabor, sabor… Temas míticos que a lo largo de los años han interpretado emocionadas sus hermanas, Rosario y Lolita.

Antonio se fue cuando estaba en su mejor momento profesional: con un cuarto disco que le situó en la cima de las listas de ventas.

El compositor y cantante Antonio Flores, hijo de Lola Flores y hermano de Lolita y Rosario, nos dijo adiós para siempre en su Madrid natal un 31 de mayo de 1995. Solo dos semanas antes había fallecido su madre, su mayor apoyo vital y profesional, lo que le tenía sumido en una honda depresión.

Se marchaba prematuramente, uno de los músicos más originales y prometedores de nuestro país. Un artista de raza

Antonio González Flores vino al mundo en 1961, único hijo varón de la conocida como «La Faraona» y del guitarrista Antonio González, «El Pescaílla». En sus genes bullía, por tanto, el amor al arte y el espectáculo. Antonio no tardó en desarrollar sus excelentes cualidades para la música. Aprendió a tocar, con la ayuda de sus padres, la guitarra. Más adelante sería autodidacta en el aprendizaje del piano.

Como músico comenzó en 1978, junto a Manolo Tena, con la banda Cucharada. Dos años después grabó su álbum de debut, Antonio, que incluía su primer gran éxito: «No dudaría». En 1984 publicó su segundo trabajo, Al caer el sol, con casi todas las canciones firmadas por él y algunas versiones (como la de «Pongamos que hablo de Madrid», de Joaquín Sabina, en clave rockera).

Gran Vía, su tercer disco, salió al mercado en 1988. A principios de los 90 compuso para su hermana Rosario muchos temas de los discos con que ella saltó al estrellato: De ley (1992) y Siento (1994).

Cosas mías, su último álbum, fue publicado en 1995. En este trabajo, donde juntó magistralmente el flamenco con el rock y otras músicas de raíz, se incluían canciones que cosecharon un enorme éxito como «Alba» (dedicado a su hija nacida en 1986), «Siete vidas» y «Cuerpo de mujer».

Su último concierto fue en Pamplona el 26 de mayo de 1995, diez días después de morir su madre y solo cuatro antes de la definitiva partida de él mismo. El 31 de mayo de 1995 fue encontrado sin vida en El Lerele, a causa de una mortífera combinación de alcohol y barbitúricos.

Lee más noticias de música aquí

Etiquetas: , , , ,



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *