Semana Santa 2017 en la Provincia de Córdoba

Los municipios cordobeses se preparan ya para vivir la Semana Santa, una tradición que se vive con intensidad y devoción en cada rincón de la provincia y que permite conocer maneras diferentes de entender esta arraigada celebración; todas ellas singulares, bellas y únicas.

Cada pueblo imprime un carácter propio a su Semana de Pasión, brindando una perspectiva diferente y haciendo que cualquier destino provincial sea una buena alternativa para vivirla y disfrutarla. Esta diversidad de formas de vivir y sentir la Semana Santa ha hecho que muchas de ellas hayan sido declaradas Fiestas de Interés Turístico Nacional de Andalucía, y, dos municipios –Cabra y Baena- cuentan con celebraciones de Interés Turístico Nacional.

 

Para poder conocer las peculiaridades de la Semana Santa provincial detenemos ahora el paso y, lentamente, como el ritmo que va marcando el avance de las imágenes cofrades,  emprendemos un recorrido que comienza en el Norte. Allí nos espera Pozoblanco, donde destaca una tradición profana como la que celebra la Resurrección de Cristo con la quema de muñecos de paja, lana y trapos viejos.

 

De allí descendemos hasta el valle del Guadalquivir, río que sirve de escenario y fondo a procesiones como las de Montoro, que nos sorprende con su Imperio Romano. Los romanos nos guiarán por el barrio del Retamar y el puente de las Donadas. Seguidamente, nos aguarda la comarca del Guadajoz-Campiña Este, con parada obligada en Baena, donde el sonido del tambor ronco, las turbas de colinegros y coliblancos y sus figuras bíblicas no dejan indiferente a nadie.

 

También por estas figuras bíblicas merece la pena parar en la Campiña Sur y dejarse sorprender por ‘La Mananta’ de Puente Genil y por las figuras de Moriles. Después, una nueva estación en nuestro recorrido de Pasión nos conduce hasta Montilla. Entre vides y lagares emerge la tradicional representación de La Pasión o la Ronda de los Romanos el Viernes de Dolores.

 

En la zona más meridional de la provincia las Sierras Subbéticas ofrecen un marco incomparable para disfrutar de la Semana Santa de Lucena, con momentos únicos como el paso de las cofradías por la calle Flores o la salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno. También Priego de Córdoba sorprende al visitante gracias a su imaginería barroca y al fervor popular que se palpa cada mañana de Viernes Santo cuando está en la calle el Nazareno.

Mención especial merece el caso de Cabra, cuya Semana Santa reúne el arte de los mejores imagineros de los siglos XVII y XVIII y donde llaman la atención la representación de los judíos y cristianos y los “abejorros”, trompetas alargadas cuyo sonido anuncia el paso de Jesús o María.

 

No pierdas un instante, déjate arrastrar por el sonido de un tambor ronco o el canto puro de una saeta cuartelera, por el olor del incienso, por costumbres ancestrales, por tradiciones y oficios artesanos. Pero no te quedes sólo ahí, la Semana Santa es, también, momento oportuno para ver cómo la primavera impregna de color los paisajes cordobeses, para acercarse al gran patrimonio cultural que atesora la provincia, para convivir y vivir los valores que subyacen a la celebración de la Semana Santa y para compartir con amigos y familiares una gastronomía que potencia aún más  sus sabores durante la Semana de Pasión.



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *