Hostelería y verano en Bizkaia

Un verano de lujo a tiro de piedra

Elena Marsal

Vamos a obviar lo obvio. Hablar de Urdaibai (y por extensión de la comarca de Busturialdea) de inmediato evoca imágenes de San Juan de Gaztelugatze, de las playas de Laida y Laga, de la Casa de Juntas y el Árbol de Gernika, del Bosque de Oma (hoy temporalmente cerrado al público por una plaga que ha afectado a los árboles) o del castillo de Arteaga. Pero esta comarca ofrece muchísimo más.

→ La comarca de Busturialdea (flanqueada por las de Uribe Kosta y Lea Artibai en la línea costera, y el Duranguesado hacia el interior) ofrece, aparte de innumerables rutas turísticas y gastronómicas en toda su extensión, con enclaves curiosos y restaurantes y lugares de ocio en diferentes aldeas, pueblecillos y barrios, dos rutas que bordean toda la Reserva de la Biosfera de Urdaibai hacia el mar.

Entrando en Gernika, y sin olvidar al pasar, en el término municipal de Muxika, a escasos tres minutos del centro de la Villa Foral, el excelente restaurante Remenetxe -alta calidad en sus productos, buena bodega y magnífica terraza- es aconsejable un paseo por el histórico municipio, o quedarse a comer en alguno de sus restaurantes, o un buen poteo por las innumerables zonas, muchas de ellas peatonales, de bares de pintxos, menús y cartas. Nivel, buena relación calidad precio y agradable servicio en el restaurante Zallo Barri, en la calle Juan Calzada; y para tomar algo, aparte de otras zonas, me permito recomendar las calles Picasso e Industria, con grandes terrazas y variadísima oferta. A destacar en Picasso dos clásicos: la taberna Auzokoa y el Bake Eder; y en Industria el Musutruk -con sobresalientes cócteles y apetitosas viandas, con mucho producto de su huerta-, o el restaurante Gernika, o el Julen. La Oficina de Turismo de la Villa Foral ofrece rutas, reservas, recomendaciones y visitas guiadas por toda la comarca (Artekale, 8 – tfno.: 94 625 58 92 – turismo@gernika-lu-mo.net –

HACIA LA COSTA HAY DOS RUTAS DE SALIDA:

Por Forua hacia Busturia, Mundaka y Bermeo (desde donde se puede seguir hasta San Juan de Gaztelugatze); y de la que comen-taremos algunas recomendaciones en el próximo capítulo.

La segunda opción es salir por Rentería hacia Kortezubi (pequeño desvío que pasa por la histórica pollería cervecera Marko Pollo y llega hasta las cuevas de Santimamiñe, en un bonito entorno, con el restaurante Lezika, con amplia y sombreada terraza, zona de columpios para los más peques y opción para visitar las cuevas  -imprescindible reserva previa a través de la Oficina de Turismo; como ya hemos dicho, el Bosque de Oma está de momento cerrado al público), o continuar hacia Arteaga, pasando ante el famoso castillo, hoy convertido en hotel y restaurante de alto standing, y seguir hacia Ibarrangelua(con las playas de Laida y Laga), y Elantxobe.

Personalmente no recomiendo las horas punta del día, y menos en fines de semana y días de sol y calor, para acercarse a las playas de Laida y Laga, porque la saturación de usuarios y de vehículos en la carretera y parkings puede ser desesperante; pero a partir del atardecer es un magnífico plan ir a Laida, y disfrutar de su oferta hostelera: además de una pollería cervecera justo antes de llegar a la playa, el Erretegia Arketa, en el propio arenal se enclavan el tradicional Mar Mar, con los pintxos, raciones y cazuelitas de toda la vida, amabilísimo servicio y música en vivo en la terraza muy a menudo; Akorda Taberna, acristalada con vistas en planta y espectacular terraza en la azotea, más otra terraza en el paseo de la playa, éstos con oferta gastronómica más innovadora y buen producto de mar; o el más reciente Biscayne con restaurante y terraza sobre la misma playa (se recomienda reserva).

Lamentablemente el bar restaurante de la playa de Laga permanece cerrado (cerró inesperadamente por ‘motivos personales’ hace muy poco, y en estos momentos aún no se sabe si volverá a abrir, o cuándo). Continuando por la carretera, y atravesando el centro de Ibarrangelua, se llega hasta Elantxobe, la pequeña y pintoresca localidad edificada hacia lo alto sobre el curioso puerto, también con una buena oferta de bares y restaurantes. A destacar y recomendar el Ogoñope (exquisito rodaballo y producto de mar en general), el bar Santi, en la misma calle del puerto, también con restaurante y, cómo no, magnífico producto de mar, el Itsas-Etxea, con su pequeña y preciosa terraza, y el Kraken, un ‘restoburger’ con deliciosa hamburguesa casera.

¡Ah! Y olvidaba una pequeña excursión muy recomendable, imprescindible en realidad: subir a San Pedro de Atxarre. Aparte de estar en innumerables rutas de senderismo, se puede acceder en coche hasta muy cerca de la cima. Pasando Laida, y un kilómetro antes de llegar a Laga, hay un desvío a la derecha hacia Ibarrangelua y el barrio de Akorda (y también se puede subir desde Kanala, en Arteaga); hay que dejar el coche poco antes de llegar, pero la subida por una pista que atraviesa un extenso y sombreado encinar, y no demasiado empinada, es apta para todos los públicos; y, en cualquier caso, la recompensa lo merece. En cuanto asoma el tejado de la pequeña y coqueta ermita, y el suelo recupera el plano horizontal, uno se queda sin respiración por la sorpresa: aparece la Reserva de la Biosfera de Urdaibai en todo su esplendor. Mirando a izquierda, derecha o de frente se ven el cabo de Matxitxako, Bermeo y Mundaka, Sukarrieta y Busturia, la isla de Izaro y el peñón de Ogoño, Ibarrangelua… y por la desembocadura del Oka y la marisma se avista incluso Gernika. Un impresionante resumen de Urdaibai, a todo color (y qué colores), en 360 grados desde un solo punto.

A sus pies, y a tiro de piedra, toda esta oferta hostelera (y más) que acabamos de enumerar.

Hay que recordar que en toda esta zona el día de descanso semanal para muchos locales, aunque no todos, es el lunes, en que se mantiene la ancestral tradición del mercado de Gernika, y la Villa Foral atrae a visitantes de toda la región, que aprovechan para quedarse por allí a comer y a tomar copas, ofreciendo todo el municipio marcha y ambientazo; por lo que se recomienda llamar e informarse antes de visitarlos.

No puedo dar horarios de cierre seguros, puesto que en estas fechas convulsas nunca se sabe de un día para otro, y la Consejería de Salud ya está ‘avisando’ de posibles restricciones de nuevo para la hostelería. No queda más remedio que esperar a ‘verlas venir’.

 



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *