A un paso de la escapada

El poder salir a pasear o a hacer ejercicio ha sido una liberación para todos y nos ha hecho recargar las pilas y ver más cerca el final de esta terrible situación. De momento las pequeñas salidas han sido por nuestro municipio, pero tenemos a la vuelta de la esquina la posibilidad de ampliar a toda la provincia nuestras escapadas.

Tenemos mucha suerte de que nuestra provincia sea Bizkaia, ya que las posibilidades para escapar son infinitas, con unos paisajes maravillosos y de lo más variados, una gastronomía increíble, con restaurantes que poco a poco, a partir del día 11 irán abriendo sus puertas de nuevo y una oferta amplísima de actividades de todo tipo.

 

Empecemos por una salida muy sencilla y cerquita de Bilbao, pero preciosa. Os hablo de Getxo, de La Galea y Azkorri. Podemos empezar nuestra ruta desde el paseo que pasa por delante del molino de Aixerrota,  un molino de viento situado en los acantilados de La Galea. El molino se construyó en el año 1727, con motivo de una prolongada sequía que afectó al Señorío de Vizcaya a principios del siglo XVIII.

A continuación, solo tenemos que seguir el camino de baldosas amarillas, como en el mago de Oz, para ir descubriendo la magia de este entorno. Un poco más adelante nos encontramos con el Fuerte de la Galea o castillo del Principe, que es una de las construcciones militares del siglo XVIII mejor conservadas del País Vasco y la mejor de Bizkaia. Seguimos el camino e iremos saboreando las espectaculares vistas, la inmensidad del mar en contraste con el verde del camino y los magníficos acantilados. Terminaremos viendo desde lo alto la playa de Azkorri o Gorrondatxe, un marco incomparable que merece la pena visitar.

 

Bakio es otro precioso municipio playero que nos permite disfrutar de numerosos atractivos. Un interesante recorrido es la Ruta de las Ermitas, con una distancia de 11 kilómetros y una duración estimada de 3 horas.

Partiendo de la oficina de correos (junto al ayuntamiento) nos dirigiremos hacia la costa pasando junto a las ermitas de Santa Catalina, San Cristóbal y San Esteban, todas ellas ejemplos de arquitectura popular que nos hablan de su importancia como centros de reunión y de espiritualidad para los primeros habitantes de Bakio, dispersos en diferentes barrios. El camino nos acerca hasta San Pelaio, ermita románica del s. XII que constituye el elemento con mayor valor artístico e histórico de Bakio. Tras la visita el recorrido nos ofrece la opción de visitar San Juan de Gastelugatxe o continuar por la costa, disfrutando de la privilegiada vista de los acantilados, hasta la playa de Bakio, una de las más largas y renombradas de Bizkaia.

Un paseo por la playa y el pueblo nos acercará, retomando el vial principal, hasta el punto de partida.

Y dejando atrás los recorridos cercanos al mar, vamos a acercarnos a conocer mejor Loiu, dando una vuelta alrededor del municipio. Es un agradable recorrido de unos 9 kilómetros y medio, con un desnivel de 250 metros y que tardaremos unas 2 horas y 40 minutos en realizar. Un cómodo bidegorri nos lleva desde el núcleo de Zabaloetxe hasta el cruce de Larrakoetxe, desde el que ascendemos en dirección Lauroeta, pasando por un agradable mirador, el molino Goirengo Errota, aún en funcionamiento, y el Aula de la Naturaleza. Tras el frontón de Lauroeta tomamos a la izquierda, siguiendo el cartel de Fanarraga y a unos 200 metros tomamos a la derecha la pista forestal hacia Unbe, que nos ofrece una magnífica panorámica del Valle. La pista termina por alcanzar la carretera B1-3704, que pasa junto al parque de Akarlanda (Erandio). A partir de aquí el bidegorri nos lleva de vuelta al núcleo de Zabaloetxe.

Un poquito de monte

Y para terminar por hoy, nos vamos hasta Maruri Jatabe, donde os propongo dos recorridos.

El primero de ellos, son 12 kilómetros con un desnivel de 370 metros y que podremos realizar en unas 3 horas. Este es un paseo por el monte, que nos acerca hasta Munarrinagusia y nos permitirá conocer algunas antiguas trincheras, refugios y asentamientos de ametralladora, testigos mudos de los episodios de la Guerra Civil. Comenzamos en la Iglesia de San Lorenzo y seguimos las líneas rojas y blancas que señalizan la GR 280. Atravesamos el municipio hasta alcanzar uno de sus barrios más altos: Billabaso. Seguimos la senda señalizada para ascender hacia Goikomendi. Una vez superada la pendiente, comienzan a aparecer diferentes señales de los asentamientos antes mencionados. Desde aquí alcanzaremos sin dificultad Munarrinagusia. Es recomendable volver por el trazado de la GR 280 que habíamos abandonado anteriormente.

El segundo recorrido es más corto, 6,5 kilómetros, pero con más desnivel, 670 metros, por lo que nos llevará terminarlo unas 2 horas. La Iglesia de San Lorenzo es el punto de partida de esta ruta que nos llevará hasta los lugares más característicos y queridos por las personas del municipio: Santa Kurtze y Jata. Este sendero atraviesa el barrio Kurtzegana y va ascendiendo poco a poco hasta alcanzar la cima de Santa Kurtze, donde todavía se conservan algunos vestigios del emplazamiento de la ermita del mismo nombre. Retrocedemos unos metros para recuperar el camino en zigzag, que nos llevará a la cima del monte que da nombre al municipio: Jata, y que destaca por su característico repetidor con una bola blanca en la punta. Desde ambas cimas se pueden observar las hermosas vistas de Maruri-Jatabe y de los municipios de alrededor. La vuelta se realizará por el mismo camino.

 

Susana Tobarra

Etiquetas: , , , , , ,



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *