`José Val del Omar y Vicente Escudero´ regresan al Museo Nacional de Escultura

El Museo Nacional de Escultura de Valladolid

fue escenario entre 1957 y 1960, hace pues ahora

sesenta años, de un experimento excepcional: el

rodaje en sus salas de un film realizado por ‘el cinemista’

José Val del Omar: ‘Fuego en Castilla. Tactilvisión del

páramo del espanto (1958-59). Este mediometraje,

junto con Aguaespejo granadino (1953-55) y

Acariño galaico (1961-1995) compone la gran sinfonía

audiovisual Tríptico elemental de España.

Considerado el gran secreto del cine español

durante años, el creador granadino —un «Schönberg

del cine», como se le ha denominado, por su ruptura

del lenguaje convencional—, fue un hombre de talento

plural: cineasta, inventor, poeta, literato, místico,

collagista.

La película fue galardonada en el Festival de Cannes

de 1961—el mismo año en que Viridiana, de Buñuel,

recibió la Palma de Oro—, por la fuerza de sus imágenes

y de su banda sonora electroacústica.

El rodaje de Fuego en Castilla en el Museo duró

tres años, y contó con la colaboración entusiasta

del bailarín vallisoletano Vicente Escudero, cuya idea

de la danza bebía en fuentes berruguetescas,

convencido, al igual que el gran Serge Lifar (primer

bailarín en los Ballets Rusos de Diaghilev) de que en

los retablos del escultor castellano palpita un increíble

ballet español.

La colaboración Val del Omar-Escudero fue, en

realidad,  más allá de la mera incorporación

sonora del golpeteo o los zapateados de este último,

ya que toda la película está planteada como una danza. Las

esculturas se animan, viven, giran, palpitan o se deforman

en una apasionada danza que «asciende desde los pies

a través del cuerpo», mientras la luz pulsadora se va adaptando

a los distintos compases: zapateado, alegrías,

seguidillas… La suma de vanguardia tecnológica

y la más alta poesía mística de Val del Omar consiguió

animar las figuras del Museo, iluminarlas con su

«Táctil-visión» y hacerlas danzar con la luz, pero

también con el pataleo, los dedos y las uñas de

Vicente Escudero, golpeando secas maderas de

retablo eclesial.

 Val del Omar y Escudero regresan al Museo Nacional de Escultura

Desde el 16 de octubre, el Museo Nacional de Escultura presentará en su Rincón Rojo una pequeña exposición José Val del Omar y Vicente Escudero: un diálogo sonámbulo en el Museo Nacional de Escultura, que evoca el ambiente que debió de reinar en las noches fantasmales de aquellas semanas entre 1958 y 1960 en las que Val del Omar, de manera intermitente, junto a Vicente Escudero, rodó las imágenes y grabó los sonidos de su Fuego en Castilla en las dependencias del museo, convertido en una especie de «caverna óptica»,  evocada ahora simbólicamente por el gran artesonado del siglo XVI que cubre la sala de exposición.

Esta pequeña muestra está protagonizada por un conjunto de fotografías inéditas, procedentes del enorme conjunto de fotografías y negativos que  la familia del estudio fotográfico Filadelfo ha donado al Archivo Municipal de Valladolid, entre los que se encuentran las realizadas para un reportaje sobre el rodaje. Estas fantásticas (y fantasmagóricas) fotografías, gracias al espléndido trabajo de restauración realizado por el Archivo Municipal, constituyen una documentación fotoperiodística de gran interés. Nos permiten ver lo que «no» vemos en el film: ensayos, conversaciones de los artistas ante las esculturas, las herramientas tecnológicas. Pero, ademas, van más allá del simple periodismo gráfico: son pequeñas obras de arte en sí mismas que revelan una sensibilidad y maestría poco comunes, como sucede con las imágenes captadas en la penumbra, donde la figura de Escudero se vuelve un monumental dibujo.

Una foto fija en 3D

Junto a las fotografías se expondrán algunas de las esculturas sobre las que Val del Omar proyectó las deformaciones ópticas y lumínicas «que hacen arder a las imágenes en los retablos dorados de fuego»: Uno de los apóstoles del retablo de San Benito (1526-1532), de Alonso Berruguete y dos evangelistas, realizados en 1547 pertenecientes al retablo de Retablo de San Antonio Abad (Monasterio de San Benito el Real, Valladolid), obra de Gaspar de Tordesillas, que se encuentran habitualmente en los almacenes del Museo. Junto a ellos, una de las columnas del mismo retablo de San Antón.

La evocación de este ambiente se completa con la proyección continua de Fuego en Castilla, gran manifiesto cinematográfico, resumen de todas las ambiciones valdelomarianas y un hito del mejor y más inconformista cine español.

La estética de la instalación museográfica responde al mecanicismo industrial, como un humilde homenaje a los artefactos mecánicos de Val del Omar, a medio camino entre la artesanía y la alta tecnología. La iluminación construye el resto del espacio y cambia la escala de las esculturas que formaron parte de la propia película, traídas aquí de nuevo sesenta años más tarde.

 El Rincón Rojo. Especial SEMINCI

En esta ocasión y con motivo del comienzo de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, el Museo Nacional de Escultura ha querido a unirse a este gran evento de nuestra ciudad, debido al interés que ha despertado siempre la figura de Val del Omar, con la publicación de un folleto especial con la información de las exposiciones temporales del Museo y la gratuidad para los acreditados al festival de cine.

 Colaboraciones

El Rincón Rojo, comisariado por Juan Carlos Quindós, ha contado con varias colaboraciones indispensables, sin las que este espacio no podría presentarse hoy. Por una parte el Archivo Municipal de Valladolid, que no solo ha facilitado las fotografías, sino que se ha encargado de su restauración. Los herederos de Filadelfo, el fotógrafo que realizó en su día lo que hoy podemos considerar como documentos de gran interés para la historia del cine y del Museo, que donaron los negativos al archivo. El Archivo Val del Omar, gracias al cual podemos contemplar en la misma sala que las fotografías, el resultado de ese intenso trabajo que llevó a cabo, con la proyección de Fuego en Castilla. Y como siempre, la participación de la Asociación de Amigos del Museo, tan activa y participativa en todas las actuaciones del Museo.

 Actividades en torno al Rincón Rojo

Como ya es habitual, acompañan a esta pequeña muestra de la que el visitante podrá disfrutar hasta el 3 de febrero de 2019, un folleto informativo, un ejemplar del “Diario Regional”, publicado el 30 de marzo de 1957, donde se publicó un amplio artículo sobre esta grabación(y que el visitante se podrá llevar), una conferencia sobre José Val del Omar en el Museo Nacional de Castilla, de la mano de Lluís Alexandre Casanovas y una serie de actividades que se anunciarán a lo largo de estos meses.

Rincón Rojo. Microexposición

VdO + VE. José Val del Omar y Vicente Escudero: un diálogo sonámbulo

en el Museo Nacional de Escultura

Del 16 de octubre de 2018 al 3 de febrero de 2019

Conferencia

Jueves 30 octubre

Un Barroco Fisiológico: José Val del Omar en el Museo de Escultura de Valladolid.

Lluís Alexandre Casanovas Blanco. PhD Candidate in Architectural History and Theory. Princeton University

20 h. Palacio de Villena. Entrada libre hasta completar aforo

+info en www.museoescultura.mcu.es

Etiquetas:



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *