Historia y curiosidades de las Caballerizas y Molinos del Río

El espacio de las Caballerizas y Molinos del Río cuenta desde 1989 como museo hidráulico, además de un espacio dedicado a eventos relacionados con la cultura y el arte contemporáneo.

La historia de la ciudad de Murcia no sólo se ve reflejada en la Catedral, en el museo Salzillo o incluso en el castillo de Monteagudo. El recinto de las Caballerizas y Molinos del Río, situado  junto al puente de la Virgen de los peligros, proyecta las crecidas y riadas que sufre la capital a raíz de lluvias torrenciales, las cuales someten a la mayor parte del territorio regional en una cierta época del año.

La función principal consistió en evitar el desbordamiento del caudal en las situaciones de crecida y posible inundación de las calles de Murcia. El recinto consta de dos partes: Un edificio re- inaugurado en 1989 como museo hidráulico y las caballerizas del río, actualmente desaparecidas.

El rehabilitado museo cuenta con una exposición permanente que presenta la historia y evolución tecnológica de los molinos hidráulicos desde el periodo prehistórico hasta la actualidad. Además explica la influencia tecnológica sobre otros molinos diseminados por el resto de la Región de Murcia. Sin embargo, la característica más emblemática del edificio consiste en la conservación de aquellos molinos tradicionales que, en el momento de su construcción, tuvieron como patrocinador principal a José Moñino, el Conde de Floridablanca y mano derecha del monarca Carlos III de Borbón.

No obstante, los molinos del siglo XVIII contaban con otro elemento de gran importancia, el Espacio de las Caballerizas. Consistió de un edificio abovedado sostenido por tres sólidos pilares de piedra y que poseía una dimensión  de 148,55 metros cuadrados. En aquel recinto se establecían las cuadras de los Molinos, representadas por 40 pesebres, y el parador del Rey. Durante su construcción,  iniciada en agosto de 1776, el espacio de las Caballerizas sufrió una fuerte riada que derivó en consecuencias graves en la fachada principal. Sin embargo, Francisco Bolarín, uno de los arquitectos murcianos más relevantes del siglo, culminó el levantamiento definitivo del edificio ante los desperfectos causados por la crecida del río en 1776.

Fue considerado como uno de los escasos ejemplos de arquitectura civil, e incluso como ejemplo del proceso de modernización del territorio español, debido a la influencia del monarca marcado por un despotismo ilustrado de finales del siglo XVIII.

Actualmente, el museo hidráulico cuenta con un gran número de exposiciones temporales de arte contemporáneo. El acceso es totalmente gratuito y el horario de visitas es  de lunes a sábado de 10 h a 14 h y de 17 h a 20 h. En verano los sábados cerrados.

Más información y reservas en la página web oficial del Museo Hidráulico del río Segura 

Etiquetas: , , ,



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *