Crítica de Perfectos desconocidos

Perfectos idiotas

Bajo nuestra escena subyacen prejuicios in­mortales: el circo es un antro de leones pio­josos; la zarzuela, una colección de chulapos viejunos; el teatro comercial, una cosilla que da de comer pero que no puede toser a la intelec­tualidad. Errores como elefantes. Hay vanguar­dia infame y teatro comercial excelente –como al contrario– y el género no significa nada a prio­ri. Perfectos desconocidos es un ejemplo de es­te antiaxioma.

Estos siete idiotas siguen, como todos, el conse­jo de Voltaire (Hay que mentir como un diablo, no tímidamente, no por un tiempo, sino con arrojo y siempre), pero olvidan su corolario: no hay men­tira digna de tal nombre si no se oculta. Poner los móviles –lo más parecido al alma– a disposición de los amiguetes solo podía provocar una catás­trofe. Catástrofe bien graduada en el texto y que Guzmán ha montado con momentos de virtuo­sismo: siete son multitud, pero los mueve con tal destreza que anduve buscando un asesor coreo­gráfico en los créditos. Las intervenciones están muy equilibradas y el resultado es franca y logra­damente coral, pero hay un tenue hilo conductor que llevan Borrachero y Pagudo, y un personaje-bombón que aprovecha Elena Ballesteros. Entre todos, nos ponen ante las narices nuestra propia idiotez. Lo pasé en grande.

Fecha de publicación: 05/10/2018

Ir a la película

Etiquetas:



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GrupoGo Ediciones SL, ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas, y gracias al que ha implementado el desarrollo de aplicaciones móviles, así como soluciones de mobile marketing, para la mejora de la competitividad y productividad de la empresa, en fecha Febrero 2019. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Burgos.”


Fondo Europeo de Desarrollo Regional Una manera de hacer Europa