Estreno de la sintonía y estatua corporativa para el VIII Centenario de la Catedral de Burgos

La Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos presenta la nueva sintonía y estatua corporativa que a partir de ahora van a ir relacionadas en cada evento con la fundación. Ambos autores de las obras, el músico Diego Galaz y el escultor Óscar Martín son burgaleses. 

Sintonía para el VIII Centenario de la Catedral de Burgos

La composición musical fue obra del compositor Diego Galaz. El artista ha querido informarnos sobre la procedencia de cada sonido que podemos escuchar en la obra y en lo que se inspiró para componerla. Como no, su inspiración hace nombre a la fundación. Su punto clave fue la Catedral de Burgos y la propia ciudad de Burgos.

Los sonidos que podemos escuchar han sido compuestos con chelos, violín, los panderos cuadrados, dulzainas, latas de pimentón, cítaras, la zanfona,  mandolas, chelos, contrabajos, dulzainas, coros y otros tantos.

El compositor explicó que quiere llevar a un «viaje visual», a cada persona que escuche la sintonía. La pieza tiene como centro la Rueda de Burgos, una de las canciones más populares y tradicionales de la ciudad. Este ritmo de la Rueda de Burgos, combinado con los sonidos de elegancia que se pueden apreciar durante la pieza, no nos hacen dudar ni un momento que el artista se ha inspirado en la ciudad de Burgos, a los pies de la catedral.

Toda la producción de la sintonía ha sido realizada por el propio compositor en los estudios ‘Dos Tres Cuá’ de Atapuerca.

Escultura para el VIII Centenario de la Catedral de Burgos

En cuanto a la nueva estatua corporativa. Ha sido esculpida por el maestro Óscar Martín. La estatua se usará como galardón para reconocer la labor de entorno cien personas, con este proyecto. Este acto de felicitación será llevado a cabo en dos días el 20 y 22 de julio (sábado  y lunes)

La pieza está esculpida en latón y el nombre que ha recibido es ‘Catedral infinita’.

La escultura al igual que la sintonía tiene una historia y una inspiración en la que se basó, en este caso el escultor se ha inspirado en una de las capillas y en el número 8, podemos decir que si investigamos la obra a fondo encontraremos por todas partes el 8. La obra esta inspirada en una de las cúpulas caladas de la Catedral de Burgos. La cúpula escogida es la de ‘Los Condestables’ que está formada por 8 plementos perforados que justamente coincide con el 8 del 800 aniversario de la colocación de la primera pieza para construir la Catedral. El artista ha sacrificado dos de estos para introducir el número 8, al que giró 80 grados para conseguir un infinito, que es el símbolo que representa la eternidad y el cual da nombre a la escultura.

El escultor quiso honrar de esta manera el 800 aniversario de la Catedral de Burgos.

Etiquetas: , , , ,



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *