Pantallas alternativas,¿Quién se lleva la palma?


by Dutton Peabody


En los últimos días, Filmoteca Española en su programación on-line Doré en casa recoge la información del reciente hallazgo de un cortometraje documental de los primeros años de la écada
de 1930, que incorpora un sistema de sonido autóctono.

Se trata de Mallorca, película de la que no se tenía noticia, dirigida por María Forteza, una cineasta desconocida hasta ahora. La presentación de esta primicia corre a cargo de Cristina Andreu,
presidenta de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales. Se puede acceder en este enlace

Y continuamos sugiriendo películas para ver tan panchos en las pantallas alternativas de nuestros hogares. Como viene siendo habitual, cada quien debe buscar las películas a su gusto, conveniencia y/o disponibilidad. Este mes de mayo nos trae una cita cinéfila indiscutible: el  Festival de Cannes. Pero la 73ª edición no va a tener lugar este año, como ya sabemos y como informa la web de Cannes

Pues bien, estando así las cosas, esta tercera propuesta de programación casera (para quien quiera seguirla, naturalmente) está referida, cómo no, a algunas de las películas que se alzaron con el triunfo en las primeras ediciones del Festival de Cannes, entre 1946 y 1963 concretamente. Los títulos propuestos se han seleccionado según el criterio personal de quien suscribe, Dutton Peabody,
que al menos coincide  con el criterio de cada jurado que ha concedido la Palma de Oro cada año respectivo. Aunque el preciado trofeo no se instituyó hasta la edición de 1955, como veremos.

Estas son las siete películas escogidas entre las premiadas:

Dias sin huella
Días sin huella

 

DÍAS SIN HUELLA (1945). Se trata de un audaz y potente drama del gran director de comedias en torno a la mala vida que lleva un bebedor vocacional. Un mal trago de película o un delicioso cocktail, según. Nada que ver con Resacón en Las Vegas. En la primera edición de Cannes, en 1946, el jurado estuvo generoso en el palmarés y uno de los entonces denominados Grand Prix fue
para la película de Billy Wilder.  También resultó premiado su protagonista, Ray Milland. Y la Academia de Hollywood, por su  parte, le concedió cuatro de los Oscar grandes: mejor película, director, actor y guion.  Cabe mencionar que este primer Festival de Cannes  también premió Roma ciudad abierta, de Roberto Rossellini y Breve encuentro, de David Lean.

El tercer hombre
El tercer hombre

EL TERCER HOMBRE (Carol Reed, 1949). No son pocos los que la consideran la mejor película del cine británico, pese a estar protagonizada por los norteamericanos (y amigos) Orson Welles y
Joseph Cotten, junto a la italiana Alida Valli. Y su prestigio es bien merecido por la  atmósfera enigmática que envuelve esta historia de amistad traicionada,  escrita por  Graham Greene. Por su
elaborado aspecto visual, entre otros pormenores, se insinuó años atrás que Orson Welles había  dirigido de facto la película, en lugar de Carol Reed. Pues no. El propio Welles lo desmintió rotundamente. La presentación del personaje en la penumbra, el diálogo en la gran noria de Viena, la secuencia de la alcantarilla y el final son inolvidables, para qué decir más. Ah, sí; además de
hacerse con el Grand Prix du Festival International du Film (antes de crearse la Palma de Oro), ganó el Oscar a la mejor fotografía y el BAFTA a la mejor película. En cambio su archiconocida música, nada. En la actualidad, por un fallo de gestión de derechos, la película es de dominio público.  A por ella.

El salario del miedo
El salario del miedo

EL SALARIO DEL MIEDO.  (Henri-Georges Clouzot, 1953). No es de terror pero te pone los pelos de punta. La nitroglicerina explota por menos de nada si se transporta en un camión por una carretera llena de baches. Y allá van Yves Montand y el veterano Charles Vanel, premiado como mejor actor, a jugársela de mala manera. Esta película francesa del prestigioso Clouzot se impuso en Cannes a otro francés, Jacques Tati, con Las vacaciones de Monsieur Hulot, y también a Hitchcock, con Yo confieso, y a Berlanga, con Bienvenido Mister Marshall. Y no  solo se llevó el Grand Prix en Cannes sino que también ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín. Qué tiempos.  Por cierto, en 1977 William Friedkin dirigió un remake titulado Carga maldita, que se convirtió en
película maldita, aunque hay quienes la consideran muy superior a la original, El salario del miedo. Esta la programan remasterizada en el canal Sundance TV.

Marty
Marty

MARTY (Delbert Mann, 1955). Caso genuino de pequeña gran película. Esta humilde producción, que seguía la corriente realista en el cine norteamericano, sobre el enamoramiento de un
carnicero del Bronx y una maestra cautivó al público y al jurado. Ese año de 1955 fue la primera película que ganó, por unanimidad, la Palma de Oro, puesto que el Festival de Cannes acababa de
instituir este premio para la mejor película a concurso. También consiguió cuatro Oscar: mejor película, director, guion y actor, el estupendo Ernest Borgnine en su primer papel protagonista. Ah,
y ojo al dato: es una de las tres películas que han ganado en Cannes y han conseguido el Oscar a la mejor película; Días sin huella y Parásitos son las otras dos.

La Dolce Vita
La Dolce Vita

LA DOLCE VITA (Federico Fellini, 1960). En una edición del festival de auténtico pasmo ese año competían Ingmar Bergman (El manantial de la doncella), Michelangelo Antonioni (La aventura),
Vincente Minelli (Con él llegó eescándalo), Luis Buñuel (La joven),Carlos Saura (Los golfos), NicholasRay (Los dientes del diablo), Jacques Becker (La evasión) y Peter Brook (Moderato cantábile),
entreotros. Ahí es nada. Finalmente, la Fontana di Trevi, Anita Ekberg, Marcello Mastroianni, la música de Nino Rota y Via Venetto triunfaron por todo lo alto y Fellini se hizo más famoso que el
Papa. Eso sí, la censura española la prohibió sin pensárselo dos veces.

Viridiana
Viridiana

VIRIDIANA (Luis Buñuel, 1961). Vaya escándalo. La católica España, que años atrás había concursado con Marcelino, pan y vino, presentaba en el festival de 1961 esta película, poco menos que blasfema. La cosa es que gana la Palma de Oro, claro que sí, el  Vaticano se rasga las vestiduras, normal, y el gobierno español (que había autorizado la película) no sabe dónde meterse. Solución administrativa: esa película no existe y, por lo tanto, debe desaparecer. No lo consiguieron, gracias a Dios (como diría Buñuel). Bueno, pues se mire como se mire, es una obra arrebatadora, obsesiva, descarada, sorprendente, transgresora y con un humor esperpéntico que la hace irresistible, Una obra maestra, sí. Se puede ver en Movistar Cine Ñ.

El Gatopardo
El Gatopardo

EL GATOPARDO (Luchino Visconti, 1963). Vigoroso fresco histórico sobre la decadenciade la aristocracia siciliana frente al ímpetu garibaldino. Burt Lancaster desborda la pantalla de Techniramay asombra a un Visconti en principio escéptico de que el príncipe Salina pudiera ser interpretado por… ¡un cowboy!. Y luego  quedó un peliculón. Otro título memorable, Matar a un ruiseñor, con Gregory Peck en forma, no pudo con este imponente gatopardo que, de un zarpazo, se hizo con la Palma de Oro. En emisión en Canal TCM y en Filmin.

Esperemos que la selección resulte de su agrado y que disfruten con estos auténticos clásicos del cine.  Próximamente se irá ampliando la propuesta.

Etiquetas: , ,



Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *